viernes, 17 de abril de 2020

Susana busca a su madre después de 35 años de no verla y asegura que se encuentra en Goya.



Una historia de violencia y mentiras tiene como protagonista a una hija que busca desesperadamente a su madre desde hace 35 años. Cuando Susana tenía dos años perdió contacto con su mamá, María Beatriz Toledo, oriunda de Goya. Durante toda su vida su papá y su abuela le dijeron que fue abandonada, pero hace unos meses, en un viaje familiar, se enteró, por medio de un tío, que fueron ellos los que la obligaron a separarse para siempre de sus hijos.

Susana y su hermano Juan Francisco Toledo nacieron en Malabrigo, Santa Fe, con dos años de diferencia. Tras la separación de sus padres, ambos pierden total contacto con la madre mientras que el padre Mario Orlando Carrizo fue a vivir a Buenos Aires, en busca de trabajo. 

Esta vez, los infantes quedaron al cuidado de su abuela paterna, pero algunos meses después y con la denuncia de los algunos vecinos por maltrato, nuevamente Susana fue abandonada a merced de quien “quisiera” cuidarla. Con pareja nueva y sin estar del todo de acuerdo, el padre la acogió en su casa porteña donde, y pese a las reiteradas situaciones de violencia agravada por el alcoholismo de su progenitor, Susana creció.

En la actualidad ella vive en Neuquén, con sus dos hijos y actual pareja. Hace algunos meses, un viaje familiar a Santa Fe retomó la historia de su infancia que guardaba más dudas que certezas. Fue un tío el encargado de responder inquietudes que despertaron en Susana la necesidad de saber dónde está su madre y qué paso con ella.

 “Me contaron que mi abuela la obligó a mi mamá a volver a Goya y separarse de nosotros, ella también sufría violencia por parte de mi papá y de su mamá. Yo creo que es verdad porque son muy violentos” aseguró Susana. Ella estima que Beatriz Toledo sigue viviendo en Goya porque nunca más supo nada de ella y que en la actualidad no debe tener más de 50 años.


Radio Dos

0 comentarios: